Brasería Cal Ramón: Calçots y caracoles con sabor modernista

 

Por Ferran Martínez-Aira con fotos de Lola Rojas

Ascendiendo por Avenida Gaudí desde la Basílica de la Sagrada Familia y junto al Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau descubrimos en el nº 74 BRASERÍA CAL RAMÓN, abierta al público en 1979 por Ramón junto a su esposa Fina.

Ambos inculcaron a su hija Sara, que ahora regenta la Brasería, que al cliente hay que servirle productos frescos y de primera calidad.

Sara, que con sólo ocho añitos ya ayudaba llevando cervecitas a las mesas, nos recibe en la terraza, donde se sirven cocktails, aperitivos, comidas y cenas durante todo el año. Ella recuerda con cariño todos los consejos de su padre que la enviaba a las mesas a tomar nota de las comandas porque con su sonrisa “agradosa” conquistaba a la clientela.

Un vino tinto de la tierra, una sangría preparada con uvas del Priorat o un vermut de la casa conforman el tránsito para degustar los caracoles en salsa de la abuela Fina, aderezados con tomillo y que están para chuparse los dedos.

Las calçotadas se pusieron de moda el siglo pasado. BRASERIA CAL RAMÓN con su parrilla-horno Josper nos brinda la oportunidad de degustar calçots en su punto sin necesidad desplazarnos a la comarca del Alt Camp donde se instauró la tradición.

Después de dar buena cuenta de una teja, nos desprendemos del babero que nos suministra la Brasería para atacar la escalivada, las alcachofas y las patatas al “caliu”, aunque también podemos optar por un arroz a la brasa, por una deliciosa ensalada de foie, por una “torrada” de pan pagés crujiente o una variada selección de tapas.

La butifarra de Calaf, acompañada de” mongetes”, pimientos de padrón y patatas a la brasa, es una de las opciones que ofrece la Brasería como plato del día y por menos de diez euros cuando no dispongamos de tiempo para recrearnos con una carta más amplia donde están incluidos pescados como la lubina a la brasa.

Merece la pena poner colofón a nuestro ágape eligiendo los postres caseros como la “mel amb mató” o la crema catalana.

 

Además de los citados postres, os recomendamos las diez tentaciones de CAL RAMÓN: Calçots, alcachofas, caracoles, “botifarra amb mongetes”, bravas, lubina a la brasa, paella marinera brasa, entrecot de Girona, costillitas y “torrada” de escalivada con queso de cabra.

Brasería CAL RAMÓN abre de martes a sábado de 12 de mediodía hasta las 23,30 h y los lunes de 12 a 17 horas. Reservas teléfono 93 4364127 o info@braseriacalramon.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s